La pareja de Genesis Biomed

Josep Lluís Falcó y Natalia de la Figuera, doctores en Química Orgánica, son socios fundadores de Genesis Biomed

Josep Lluis Falcó y Natalia de la Figuera han fundado la consultora, especializada en capital semilla

Cambiamos la I+D de papel en economía del conocimiento y en riqueza”, explica Natalia de la Figuera, socia y directora de proyectos de Genesis Biomed sobre la actividad de la consultora que dirige junto a su marido, Josep Lluís Falcó. La empresa, fundada en mayo del 2017, se ha consolidado como referente en Catalunya en “capital semilla” para el sector biomédico: la primera ronda para diseñar una “prueba de concepto” del nuevo fármacos que permita dar entrada a inversores medianos. “Entramos cuando la idea aún está en el laboratorio y hacemos un plan de negocio antes de crear la empresa: cuantificamos el posible mercado, los competidores, el desarrollo del producto y el proceso regulatorio… piezas que hay que tener muy claras desde el principio porque serán claves para que el proyecto sea viable”, señala Falcó.

Entre los proyectos salidos de la cocina de Genesis hay hoy firmas de éxito como Peptomyc o Anaconda Biomed. “Hemos hecho ya 15 rondas y levantado 45 millones de euros -señala Falcó- y ahora tenemos el valor añadido de que gestionamos un fondo, Genesis Ventures, que entra en alguno de esos proyectos”. El vehículo, que gestiona capital de tres family offices catalanes, cuenta con dos millones de euros de capital y ha participado en el lanzamiento de 12 start-ups biotecnológicas, de tecnología médica o de salud digital. Uno de los puntos claves, señala Falcó, es cuantificar la tesorería que necesitará el proyecto hasta poder acabar su desarrollo y pasar a ser atractivo para una empresa farmacéutica que pueda llevarlo

Genesis ha empezado el año abriendo una oficina en Madrid, que inicialmente tendrá tres personas. “Allí hay más actividad investigadora pero llevan décadas de retraso en emprendeduría hospitalaria, porque el gobierno autónomo no había hecho nada para impulsarla. Y no hay ninguna firma como la nuestra”, explica Falcó. La consultora ha sido precisamente la artífice del lanzamiento de Corify, la primera start-up nacida de los hospitales públicos de la comunidad, que desarrolla un dispositivo médico. La consultora facturó el año pasado 800.000 euros (el 40% en el exterior) con una plantilla de 11 personas. La consultora ha gestionado 15 rondas, por 45 millones de euros, y ha abierto oficina en Madrid.

La pareja se conoció en París, en una beca posdoctoral, y es su tercera experiencia trabajando juntos
al mercado

La I+D del sector ha cambiado completamente en los últimos años. Antes las grandes farmacéuticas tenían departamentos internos de investigación. Y ahora tienen ejércitos de ojeadores buscando start-ups con productos interesantes. Así minimizan el riesgo, porque entran cuando el producto ha acabado la fase 1, que es la más incierta”.

Falcó (Tortosa, 1974) señala que uno de los puntos fuertes de Genesis es la experiencia de sus fundadores. “Yo mismo he estado en todos los frentes en esta industria”, recuerda. Doctor en Química Orgánica por el IQS, donde hoy es profesor asociado, hizo su beca posdoctorado en Aventis, en París y luego entró en Ferrer, donde pasó de la investigación a la gestión. Trabajó después en consultoría (en firmas como Antares y Asphalion), como fundador y consejero delegado de biotecs como InmunNovative y NeuroHeal Biomedicals y ahora como gestor del fondo. “Es un sector proclive a la rotación, porque muchos proyectos empiezan, no funcionan y cierran. Y la crisis ha acelerado este rasgo”.

En París, en Aventis, conoció a Natalia de la Figuera, una madrileña que como él hacía el posdoctorado en Química Órganica. Hoy tienen tres hijos (Laura, Sergi y Julia, de entre 15 y 9 años). “Yo he estado más vinculada a la probeta”, explica, con trabajos en Lilly, Almirall y Palau Pharma, entre otros, y más recientemente en el área regulatoria en firmas como Fresenius Kabi y en gestión de proyectos. Ambos coincidieron también en Asphalion y en InmunNovative. “Llevamos bien eso de trabajar juntos”, asegura. Su gran afición es la danza clásica (hizo 5 cursos de estudios profesionales, que dejó tras nacer sus hijos). “Mi nuevo reto es animar a Josep Lluís a practicar juntos bailes de salón”, señala. Falcó no parece especialmente ilusionado con la idea, sin embargo. “Con la consultora en pleno crecimiento mi hobby es trabajar” asegura.